Megadeth

Es cierto que Megadeth ha venido bastantes veces a Chile. Quienes ya peinan algunas canas podrán recordar sus primeras visitas de fines de los ’90, o ya pasando a la década pasada el inolvidable show en el Court Central del Estadio Nacional –para varios ese fue su primer show–, o además formando partes de carteles de festivales como el Maquinaria 2011 o como banda invitada del increíble show de Black Sabbath en el Estadio Monumental.

Pero esta nueva visita de Megadeth tiene algo diferente, y que a diferencia de muchas bandas de trayectorias análogas, tiene que ver con el presente de la banda.

Probablemente “Dystopia” sea el mejor trabajo de Megadeth en muchísimo tiempo. Quizás “Endgame” (2009) se le pueda acercar en cuanto a su nivel de inspiración, pero más a cuentagotas y sin el nivel de consistencia que definitivamente muestra el último trabajo de los muchachos de Mustaine, una verdadera joyita, tan sólida como quizás inesperada considerando la inestabilidad y poco apacible vida interna que muchas veces ha demostrado Megadeth, y sus algo erráticos trabajos precedentes.

Y en el corte y confección del disco sin ninguna duda hay un factor importante, que dice relación por supuesto con sus ejecutantes. Y para nosotros es lógico centrar ello en Kiko Loureiro, a quien es inevitable sentir como “uno de los nuestros”, tanto a nivel de cercanía geográfica como de influencias musicales. Que un tipo salido del “riñón” del Power Metal, de una banda no sólo tan trascendente a nivel mundial como Angra –y además representativa de una tierra cercana–, no sólo haya llegado como refuerzo a Megadeth, sino que sea factor trascendente en refrescar y derechamente revivir a un “tanque” de la música mundial, es motivo de orgullo más allá de la música.

Pero ese buen presente sin dudas debe ser ratificado en vivo, que es donde se ven los gallos. Es cierto que la voz del colorado californiano no es la misma de antes, pero en estudio, este Megadeth versión 2016 se nota una banda fresca, inspirada y con ganas de seguir siendo referencia, no sólo por su glorioso pasado –que por cierto, también será revisado y nunca serán suficientes veces para vibrar con Holy Wars o con Hangar 18–, sino que fundamentalmente por un presente alentador. Y hay que verlos. Perderse a Megadeth con Kiko en Chile definitivamente no es opción.

DARÍO SANHUEZA DE LA CRUZ

Últimas entradas para Megadeth en Chile por Ticketek: http://goo.gl/x6kTxU

Megadeth

1 comentario

Los comentarios están desactivados.