Dream Theater

Dream Theater sin duda alguna es el eslabón más esencial entre el Heavy Metal y el rock progresivo de gigantes exponentes como Pink Floyd, Rush, Yes, Genesis, King Crimson o Marillion, por sólo nombrar algunas de ellas, más allá de la indiscutible calidad de otros exponentes del metal progresivo como, por ejemplo, Fates Warning, Crimson Glory o Symphony X. Al menos en popularidad y en calidad, el pedestal de este quinteto norteamericano en el olimpo del Heavy Metal no admite mayor discusión.

De igual forma, tampoco admite discusión la trayectoria de estos neoyorquinos. Con trece discos de estudio (contando entre ellos a A Change Of Seasons), Dream Theater está a punto de cumplir nada menos que treinta años de carrera. Exactamente llevan veintinueve, desde el ya lejano 1985, instancia en la cual John Petrucci y John Myung, en esos entonces apenas unos aprendices de músicos que estudiaban en el prestigioso instituto Berklee, en Boston, quedaron boquiabiertos viendo el talento en la batería de un muchacho llamado Michael Stephen Portnoy, que al igual que ellos, venía desde Long Island y era fan del rock, cosa difícil de encontrar en Berklee.

Desde allí, y desde 1989 con When Dream And Day Unite con Charlie Dominici en las voces, pasando por los icónicos Images and Words, Awake y Falling Into Infinity, el glorioso Metropolis 2: Scenes From a Memory, los interesantes Six Degrees Of Inner Turbulence y Train Of Thought, llegamos a su debut en Chile el 2005 en la gira de Octavarium, con un impresionante marco de público en la Pista Atlética del Estadio Nacional –destacado por la banda en su momento como el show más masivo que han tenido–. A ese show sucedieron su concierto del 2008 en el Arena Santiago, el recordadísimo show post-terremoto de Marzo del 2010 –aportando un granito de arena en darle una señal de “normalidad” mental a un país que tanto lo necesitaba–, y la última aventura que implicó llegar a Espacio Riesco en Agosto de 2012.

Respecto a esa última visita: la banda fue capaz de sobrevivir a un puñal en su integridad como fue la partida de Mike Portnoy y dio potentísimas señales de buena salud con A Dramatic Turn Of Events, primer disco de los neoyorquinos con Mike Mangini . Dicha gira los trajo a nuestro país por cuarta ocasión, un día de grandes inclemencias climáticas y viales, que por suerte no fueron suficiente obstáculo para evitar presenciar a una banda extraordinariamente talentosa y una apuesta segura, como son los neoyorquinos.

Además, la banda tiene un gigante plus en vivo: no repiten sus shows y son mucho más impredecibles que los de otras bandas. Y ello se acentúa al saber que Dream inicia en Chile un tour que durará más de un mes y que, además de llevarlos a países hermanos de Latinoamérica, los conducirá a Asia y Australia a fines de Octubre. De hecho, no sabemos cuál será el tracklist de la banda y esa “sorpresa”, a estas alturas en que la información está al alcance de un par de clicks o movimientos de un dedo, es un punto extraordinariamente a favor. Y eso lleva a otro plus: hay que considerar que cuando se inicia una gira, la voz de la banda estará descansada (es cosa de recordar cómo cantó Ozzy en el Monumental David Arellano el año pasado, muy por sobre lo que muchos esperábamos, precisamente porque Sabbath iniciaba su gira latinoamericana en Chile), por lo que podemos tener tranquilidad y confianza en la performance de James LaBrie.

¿Qué podemos esperar de esta nueva visita de Dream Theater? Un enorme despliegue de talento en un recinto acorde a la cuantía de la banda y que facilita los desplazamientos del público, poder presenciar en vivo a esa bestia creativa que es Jordan Rudess, ver cómo defenderán en vivo su nuevo homónimo trabajo, cuáles clásicos recordarán de su extenso catálogo, y sobre todo, rendirle tributo a una banda que bien merecido tiene su sitial como una de las más grandes de la escena. Y por último, así como nosotros crecemos, nuestros músicos también lo hacen, y nunca se sabe cuándo será la última vez que los veamos… y eso hace a Dream aun más imperdible.

DARÍO SANHUEZA DE LA CRUZ

Dream Theater en Chile | 24 de septiembre 2014 | Movistar Arena

 

3 comentarios
  1. Pablo Dice:

    Está bueno el texto motivador. El único detalle es que desde que giran con Mangini la banda no cambia su setlist salvo en ocasiones especiales, y sólo rotan unos cuantos temas. De hecho han dicho que en esta gira mantendrán el mismo setlist en todos los continentes (que no es malo de todas maneras)

  2. Courage Dice:

    Muy bien artículo, además me parece necesario con tanto detractor del grupo últimamente, que insultan de forma sistemática y sin argumentos.

    Respecto a confiar en LaBrie, os digo yo que podéis confiar en él de sobra, en el último concierto de Madrid la verdad que cantó muy muy bien. Si hasta cuando tuvo el problema después de Awake cantó bien, así que recuperado aún mejor.

    Bestias en sus instrumentos todos, y aunque mi favorito de los teclistas del grupo es Kevin Moore, hay que reconocer que Rudess es mejor.

    El tema de Mangini, pues sin duda alguna es mejor que Portnoy, más técnico y preciso que Portnoy (que ya lo es de sobra)

Los comentarios están desactivados.