Un poco antes de dar la prueba más importante de tu vida (PAA para los más veteranos, PSU para los más jóvenes –así se llaman en Chile las evaluaciones para entrar a la Universidad-), o durante las eternas horas de martirio en ese maldito trabajo que quizás nunca quisiste y tomaste por necesidad, o bien quizás manejando hacia la playa en esos atardeceres que “te piden” música, o sencillamente disfrutando de una caminata ya sea con personal stereo durante los 80’s o smartphone en los 2000’s… es lo mismo amigos, en cada uno de los momentos trascendentales (y los no tanto también) de tu vida, estuvo, está y estará el Heavy Metal para ayudarte a escribir con mucho vigor esa larga novela que parte cuando salimos del vientre de nuestra madre humana, y termina cuando nos recogemos dentro de las entrañas de nuestra magna madre Tierra, la vida.

Gracias a que hay tipos con cojones que no se dejan llevar por las carreras “tradicionales” y por tanto en vez de los ingresos seguros de abogados, arquitectos, médicos e ingenieros, prefieren seguir la pasión que les hierve en las venas y salen poetas, músicos o astrónomos, es que en este mundo conocemos la genialidad y la creatividad. De la parte de la música, en especial la hermosa vertiente llamada Heavy Metal, gracias a ellos, los músicos que se atrevieron, tenemos una fuente inagotable de alegría, fuerza y energía. Sí, así es, nosotros los metaleros tenemos ese gran “poder” de energizarnos al límite no con millonarias vacaciones o lujosos automóviles, sino que basta poner un par de segundos ese tema que te “parte en dos” el cráneo y vibrar con esa energía mágica que te sube por la columna para sentirte  luego como Zeus en el trono y lograr las metas más increíbles o necesarias, desde pasar el rato en el trabajo, hasta rendir mejor un examen de cualquier tipo ¡qué bendición!

Manowar habla en su tema “Let the Gods Decide” que existe un campo de batalla en el cual no te puedes esconder, del cual no te puedes arrancar, y es, la vida misma, ¡qué cierto! por eso que es tan importante beber del manantial de energía que nos brinda nuestra música para sobrellevar estos oscuros tiempos en que se confunde el bien con el mal, y donde el egoísmo nubla la razón de muchos, olvidándose la cordialidad y el respeto.

Quizás en estos momentos de lectura te has motivado a recordar los más que gloriosos shows del 2013 a los cuales asististe, Maiden, Sabbath, Malmsteen, HelloweenGamma Ray, etc. y estarás de acuerdo en qué tan “cargado-motivado” saliste de ellos, con alegría plena. Bueno, esa magia no se va a ir nunca mientras estemos unidos y mantengamos los estandarte en algo, depende de nosotros, ¿y sabes? lo hemos hecho bien, es por algo que aún mantenemos activas a nuestras grandes bandas por décadas y décadas, qué hermoso es ser parte de esto.

Es por todo lo anteriormente dicho, que da lo mismo que tengas 10, 20, 30, 40 o muchos años más, el Heavy Metal nunca te abandonará si es que tú no lo haces, y seguirá ahí, incólume y magnificente, ayudándote a ponerle música a la película en la cual eres el único protagonista, tu vida, no podríamos tener un mejor “soundtrack” para colocar…

¡Viva el Heavy Metal!

MTWEBMASTER


2 comentarios
  1. Starship Trooper Dice:

    La música, y en este caso, el heavy metal, nos remonta a los mejores y peores recuerdos. Es que así, te acompaña en todas. Incluso es posible tomar un disco y clasificarlo como ‘el de X época de la vida’.

  2. Daniel_Thno Dice:

    Bien, yo me acuerdo del terremoto 2010 en talcahuano, arrancando (mas por un efecto masivo que por decisión propia) hacia los cerros cercanos, y era inevitable ir tarareando run to the hills de iron maiden, sobre todo por el coro, “run to the hills, run for your lives..”. Como esta hay muchas canciones mas asociadas a momentos importantes o hitos.

Los comentarios están desactivados.